Publicado el

Préstamo y deuda ¿qué sucede cuando no se abona un crédito a termino?

En tiempos difíciles como estos, cuando la inflación, muchas veces, hace que nuestros sueldos no duren o valgan lo suficiente como para llegar a fin de mes, puede que comencemos a contraer deudas, precisamente, porque el salario no alcanza a cubrir todos los gastos, imaginen que han pedido un crédito que deben saldar mes a mes, pero que no han podido hacerlo en el último tiempo, eso nos hace preguntarnos ¿qué sucede cuando no se abona un crédito a termino?

Préstamo y deuda qué sucede cuando no se abona un crédito a termino

La relación préstamo-deuda es muy peligrosa, dependiendo el tipo de institución en la que hayamos solicitado el crédito y las condiciones en la que lo adquirimos, eso de mirar la letra chica de los contratos es fundamental para no llevarnos luego un gran dolor de cabeza.

Aunque vale aclarar que, sin dudas, el primer camino para no llegar a preocuparnos es mantener el préstamo que hayamos solicitado al día, pero qué ocurre cuando no se puede, cuando la situación nos ha superado y nos atrasamos con el pago de las cuotas de un crédito.

En principio, existen diversas situaciones que aclarar, no es lo mismo retrasarse con el pago de una cuota o dos, a retrasarse totalmente con el pago del préstamo, dejando pasar meses sin abonar ninguna cuota y tampoco presentarse en la institución indicada a responder por tal situación.

En el caso del retraso en una o dos cuotas, lo que experimentaremos será una sanción, esta consiste básicamente en el cobro de los denominados intereses por mora, esto no son como los intereses comunes, de hecho, llegan a ser muy altos, por lo que muchas veces complican un poco más el estado de morosidad del cliente en cuestión, sin embargo, es una situación que tiene remedio.

En el  caso más grave de retraso en el pago del crédito, lo que podemos llegar a enfrentar es un embargo, esto dependerá del tipo de préstamo y contrato que hayamos firmado con la entidad emisora del préstamo, existen dos opciones, el embargo de los bienes que fueron declarados como garantía del préstamo, o bien, el embargo de parte del sueldo del titular del crédito.

Estas últimas son las sanciones más graves y las que, dependiendo el monto y las condiciones de contratación del crédito, pueden acarrear graves consecuencias para la economía de una persona.